NOTICIAS
ADN OLIVA, EL LTIMO FERROVIARIO

Martes 21 de enero de 2014

El pasado sábado 18 de enero falleció a la edad de 85 años don Adán Oliva, vecino de Cañada de Luque, quien era el último ferroviario que vivía en nuestra localidad y quien vio crecer y morir el ferrocarril en nuestro pueblo. Había nacido el 4 de Mayo de 1927 en la localidad de Los Mistoles y se radico en este terruño en 1943 donde se caso y crio a su familia compuesta por diez hijos.

En su homenaje el Municipio y su Comisión Municipal de Cultura transcriben a continuación la entrevista que el seis de mayo del dos mil seis, Raquel Noemí Torres y Sandra Paola Vaca del equipo cultural municipal le hicieron para el libro de historia.

Sus restos fueron sepultados el domingo veinte de enero en el cementerio local.

Cuando llegamos al lugar recién se levantaba de la siesta, nos recibió cordialmente con una amplia sonrisa. Sacó algunas cosas que había sobre la mesa de madera que se encontraba en el patio, nos brindó dos sillas y nos invito a sentarnos

Debajo de un parral, recostado en un sillón de hierro con almohadones y el canto de las loras desde un eucalipto que se encuentra en la esquina del terreno, fue la música de fondo que nos acompañaba.

Se frota las manos se recuesta hacia atrás espera atento las preguntas que uno

Pregunta - ¿Dónde vivió su infancia?

Adán Oliva -. ¿Qué quiere decir?

A. O. - En los mistoles

P. - ¿Allá paso su niñez?

A. O. - Yo fui criado en Macha

P. - Ah, en Macha. Cuantos años estuvo ahí?

A O. - Bueno cuantos no me acuerdo pero cuando tenia quince años me fui a

P. - ¿Cuándo comenzó su actividad en el ferrocarril?

A. O. - En mil novecientos cuarenta y tres, el tres de agosto

P. - ¿Fue el primer trabajo que usted tuvo?

A. O. – Si. Antes, cuando éramos más chicos, con mi vieja, va mi viejo estaba en

 Balnearia y nosotros estábamos en Macha

 (Hace señas para el lado del este)

A. O. – Juntaba yuyos medicinales

A. O. – Eran yuyos, tomillo, yerba miona, Cariz del agua, todo eso

P. - Así que usted en agosto empezó su actividad y ¿se acuerda como funcionaba. A

 que hora pasaba el tren?

A. O. - Bueno mejor dicho no digo tanto; pero uno era a la tarde había dos coches.

 Otro coche era el cincuenta y seis. Ese venia a leña

P. - Lo llevaban - ¿usted sabe el destino?

A. O. - A eso no lo se. Yo que se

A. O. - De allá venían, iban hasta Córdoba

P. - ¿Recuerda cuanta gente había trabajando mas o menos en ese tiempo?

A. O. - Acá por lo menos había como treinta, había una cuadrilla de cincuenta

P. - O sea usted ya venía con un antecedente de allá ¿usted empieza a trabajar en

 Deán Funes en realidad?

P. - Después lo trasladan hacia acá

A. O. - En esa época se tiraba la zorra con el caballo

P. – Ah usted viene como zorrero desde Deán Funes

A. O. – No, no de ahí vine de peón yo a la volanta, me mandaron a la volanta

 de Trejo; estaba en El Alcalde. Yo vine acá en el cuarenta y nueve estaba de

 peón allá después de El Alcalde nos fuimos a Córdoba y de allí a Sumampa.

P. - Se acuerda que transportaban o que cargaban o que traían en los trenes o lo

 que llevaban de aquí.

A. O. – De aquí llevaban leña. Aquí había grandes planchadas de leña acá en Cañada

 ¡no! . Sabían trabajar. Pedernero – sabia trabajar en Las Peñas – no, miento -

 Si, bien digo- en Las Peñas – rodeando leña. Hace poco me trajo desde el

 empalme una vuelta hasta Mitre

P. – Usted se acuerda como era la vida del pueblo en ese momento ¿qué es lo que

 hacia la gente?¿ a que se dedicaba?

A. O. – Bueno era a la hachada de leña

P. – Los negocios que había ¿había grandes negocios o chicos?

A. O. – Acá Arlla, Jorge Arlla.

P. – ¿La gente vivía en el pueblo o en el campo?

A. O. – Vivíamos acá en el pueblo

P. – ¿Había mucha más gente que ahora?

A. O. – Había mucha más gente que ahora si

P. – ¿Cómo era la vida del pueblo en ese momento?

A. O. - Bueno traían acá en leña estaba la de combustible que le decían en maquina.

 De ahí cargaban a la maquina.

P. – ¿Los fin de semanas que había, baile?

A. O. - A bueno eso no se por que yo he salido poco

P. -. ¿Había un punto de encuentro? los sábados a la tarde nos vamos a tal lado o ahí

 nos encontraba todos los que eran empleados del ferrocarril con otra gente

 (Hace señas de negación no contesta)

P.- ¿Cómo está formada su familia? Su señora era de acá?

A. O. – De acá era ella

P.- ¿Cuántos hijos tuvo?

P. -. De que manera se comunicaba la familia ¿cómo se hablaban? Porque ahora hay

 teléfono ¿pero en esa época como?

A. O. - En ese tiempo cuando tenia que hablar una cosa tenía que ir hasta la casa.

P. - ¿Usted conoció a alguna persona importante que haya visitado o haya pasado

 por el pueblo cuando funcionaba el ferrocarril?

A. O. -. El general Perón de que estoy yo que haya pasado. Otro no sé

P. - ¿Pero paro en el pueblo, hablo con la gente?

A. O. - Si paró, par muy poquito con la señora

A. O. - Si los dos en un coche plaza

P. - Si era de primera, de primera a lo mejor

P. - Mm los dos juntos

P. -Cuando se termina el ferrocarril, que cierra ¿qué paso con el pueblo?

A. O. - Y bueno (titubea hace un gesto como de admiración)

P. - ¿La gente se fue o se quedo?

A. O. - Si se han ido mucho

P. - Usted siguió trabajando

P. - ¿Adonde siguió trabajando usted?

A. O. - Si yo estuve en Sumampa. Gané una vacante , después vino la hora de

 retirarme no me acuerdo el año.

P. - ¿Por qué decidió quedarse en Cañada de Luque?

A. O. - Porque acá tengo la casa va, no es mía pero es del ferrocarril, claro.

P. - Usted conoce anécdotas de alguna cosa que a pasado entre sus compañeros que

 se yo alguna cosa de gracia así, algún cuento que le haya pasado entre su

 compañero y usted

A. O. – Se ríe y niega con la cabeza

P. – Alguna picardía que se saben hacer que se esconden cosas, todas eso.

A. O. - No nada de eso

P. - ¿No se acuerda de nada?

P. - ¿Bueno desea agregar algo más de su parte, conoce algo mas de este tema.

A. O. - Tema del ferrocarril no, no que nada

P. - ¿Porque se cerro?

A. O. - Por los gobiernos

P. - Nunca fue de su exclusivo conocimiento la causa?

A. O. - Nos llevaron a Quilino los que no pidieron, porque yo pedí

P. - Cuando usted se traslada, ¿su familia queda acá?

A. O. - Queda acá no más si

P. - ¿Y cada cuanto venia?

A. O. - Y venia todos los sábados así por medio

P. - La labor acá en el ferrocarril ¿de cuanto era de lunes a viernes o de

 lunes a lunes?

A. O. - De lunes a viernes ¡no a sábado!. Los sábados se trabajaba medio día